El pasado martes 8 de mayo uno de nuestros técnicos detectó el primer Alcaudón chico de la temporada. Sin duda es una gran noticia pero lo más destacado es que se trata de la fecha más temprana de la que tenemos registro.

Este ejemplar es una hembra y aunque no se pudo ver bien la anilla se cree que se trata de uno de los pollos liberados en el 2017. El jueves siguiente, nuestro colega Enric Morera nos avisó de que había visto una hembra anillada. Al enviarnos las fotos pudimos cerciorarnos que se trata de la hembra del 2016 con anilla de PVC con dígitos AR y que ya regresó y crió el año pasado.

Además, el lunes 14, se encontró una nueva hembra más, la LM345. Se trata de un ejemplar liberado en 2014 y que desde entonces ha regresado cada año a su territorio de cría reproduciéndose con éxito.

Por tanto, hasta la fecha, ya hemos identificado dos individuos y casi con total seguridad podemos hablar de tres ejemplares.

Hembra LM345, observada el lunes 14

Este regreso tan anticipado coincide con la de su “primo” el Alcaudón dorsirrojo, que este año también se ha empezado a ver en fechas sorprendentemente tempranas. Y es que estas dos especies tan emparentadas, realizan la ruta migratoria oriental. Es decir, en lugar de atravesar la Península Ibérica hacia el sur y cruzar a África por el Estrecho de Gibraltar como hacen la mayoría de nuestras aves migratorias, estas dos especies vuelan hacia el este de Europa y cruzan al continente Africano por la parte más oriental del Mediterráneo, el estrecho del Bósforo y Egipto.

Realmente no se sabe a ciencia cierta cuál es exactamente la ruta que realizan los Alcaudones chicos Ibéricos. Por eso, desde hace dos años estamos equipando a algunos ejemplares con Geolocalizador, un pequeño “aparato” que mide la intensidad de la luz y nos podrá indicar por dónde viaja esta pequeña ave. Para eso, debe regresar uno de los que llevan “mochila” y se ha de capturar para quitárselo y analizarlo.

El año pasado, 2017, regresó uno con geolocalizador pero no pudimos recapturarlo. Esperemos que en los próximos días podamos coger a esta hembra y si aún conserva el geolocalizador, podremos averiguar por fín, cuál es su ruta migratoria. Es obvio que esta actuación se realiza con todos los permisos necesarios y por un técnico especialista que antetodo velará por el bienestar del animal.

En los próximos días suponemos que ián llegando más ejemplares. Os iremos contando de las novedades y evolucíon de la única colonia de la Península Ibérica.

Hembra AR después de colocar el geolocalizador

La Asociación TRENCA lleva varios años trabajando en la conservación de la especie a través de la protección de las últimas parejas y la conservación de sus zonas de cría, así como en el refuerzo de la población a través de un ambicioso programa de cría en cautividad y de su posterior liberación de los pollos. Este trabajo se está realizando gracias al respaldo del Centro de recuperación y cría en cautividad de Vallcalent (Lleida), gestionado por la Generalitat de Catalunya, y con el apoyo  de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente;  de la Generalitat de Catalunya y el Zoo de Barcelona. WWF colabora con en el asesoramiento técnico, la búsqueda de apoyos financieros y en la difusión de los logros del proyecto de conservación del Alcaudón chico