Dentro de las diferentes actuaciones de mejoras de hábitat en proyectos de Custodia del Territorio, una de ellas ha sido la reparación de una balsa temporal dentro de la ZEPA Mas de Melóns – Alfés.

La balsa se rompió hace años con una tromba de agua después de intensas lluvias, rompiendo el aliviadero y dejando que el agua escapara en lugar de quedarse retenida en la balsa. Para arreglar el aliviadero que hace de represa, colocamos grandes bloques de piedra bien compactadas con tierra, además ahondamos la parte central de la balsa unos centímetros de manera que la parte más honda estando llena, será de tan sólo 80 cm, medidas óptimas para una charca estacional de secano.

Una vez finalizada la obra, realizamos una primera carga de agua para que las capas de arcilla se vayan asentando y forme una película impermeable. Se llevará a cabo un seguimiento del estado de la misma y se actuará en caso que sea necesario.

La balsa ofrecerá grandes beneficios a la fauna local. Especies estepáricas como el Sisón, el Alcaraván, la Alondra de Dupont y en especial la Ganga, que necesita llevar agua entre las plumas del pecho a sus polluelos, tendrán un buen lugar para satisfaccer sus necesidades de agua.

La Ganga y el Sisón son dos de las especies que se beneficiarán de esta actuación

Otra especie que tenemos muy en cuenta en nuestro esfuerzo en recuperar charcas estacionales es el  Triops (Triops cancriformis). Este pequeño crustáceo está considerado el animal vivo más antiguo del planeta. Su ciclo de vida es de lo más interesante pues los huevos sólo eclosionan cuando una serie de condiciones son óptimas como que la temperatura del agua llegue a los 24ºC. En cuanto salen las larvas su actividad es frenética, alimentándose de algas y partículas orgánicas sin parar. Tienen un rápido crecimiento llegando a alcanzar los 4 cm de longitud. Se aparean y ponen miles de huevos en el lodo de la charca. Si la charca se seca, los huevos quedan enterrados en el barro y pueden estar muchos años en estado latente hasta que la balsa vuelva a coger agua y las condiciones sean de nuevo óptimas, cuando eclosionarán y tendrá lugar un nuevo ciclo completo.

Esperemos que este punto de agua, perdido durante tantos años, vuelva a contribuir en la biodiversidad de este ecosistema mediterráneo tan característico y por desgracia tan en peligro.