El Eix Ambiental de Lleida, formado por una veintena de entidades de la sociedad civil de la provincia, defiende la aprobación mañana en el Parlament de la Agencia de la Naturaleza de Cataluña, encallada durante 20 años. Las entidades del Eix recuerdan que proteger la naturaleza es proteger nuestra salud y la de las generaciones venideras, y que el impulso de políticas ambientales como la creación de la Agencia de la Naturaleza son esenciales para asegurar el bienestar social.

La proposición de ley de creación de la Agencia de la Naturaleza de Cataluña se votará previsiblemente este miércoles, 17 de junio, en el Pleno del Parlamento. El texto es fruto de más de tres años de trabajo de los grupos parlamentarios, contando con la participación de los diferentes actores del territorio y dando respuesta a una petición histórica del sector académico y ambiental y de buena parte de la sociedad.

Para las entidades que forman el Eix Ambiental de Lleida, la Agencia de la Naturaleza de Cataluña es tan solo un instrumento, entre otros muchos, para impulsar la imprescindible transición ecológica hacia una sociedad justa, que ponga en el centro la vida y el bienestar de las personas, y que aborde la emergencia climática y ambiental global. Y en este sentido, proteger y restaurar la biodiversidad es una necesidad vital. La Agencia de la Naturaleza tiene que actuar para afrontar el grave problema de pérdida de biodiversidad que se da en Cataluña planteando actuaciones que potencien conjuntamente la conservación de la biodiversidad, la mejora de la calidad de vida de las personas y la economía de todo el territorio.

La Agencia únicamente despliega las competencias en medio natural que actualmente tiene el Departamento de Territorio y Sostenibilidad y no modifica el régimen competencial otros departamentos ni de la administración local. También responde a la necesidad de tener una administración ágil y eficaz que tenga capacidad presupuestaria y que genere procedimientos menos burocratizados.

La Agencia y las políticas de conservación tienen que servir para el impulso definitivo del desarrollo socioeconómico de las áreas rurales. En términos económicos, se estima que cada euro de gasto público que se invierte en los espacios protegidos se multiplica por 10 en forma de aportación a la economía del territorio, ya sea con la creación de puestos de trabajo directos o indirectos, servicios ambientales, etc.

Un ejemplo reciente de como la conservación de la naturaleza impulsa la economía rural es la iniciativa “Del Parque al Plato”, promovida durante el confinamiento por el Parque Natural del Alto Pirineo junto a productores locales del Pallars Sobirà. Gracias a esto, los productores han podido vender directamente por internet cestas con alimentos como carne, quesos o infusiones, ligados a la marca de calidad del Parque Natural. Y, a pesar de la difícil coyuntura económica, la iniciativa ha sido tan exitosa que los productores estudian convertirse en asociación para mantenerla en el futuro. Esta iniciativa está en la línea de la estrategia “De la granja a la mesa” que la Unión Europea presentó en mayo, conjuntamente con la “ Nueva estrategia sobre la Biodiversidad 2030” y que plantean fórmulas para que la agricultura, la gestión forestal, las empresas y la conservación emprendan caminos conjuntos  para el desarrollo rural, mejorando la vida y la salud de las personas.

El Eix Ambiental de Lleida subscribe el manifiesto por la aprobación de la Agencia que ha impulsado la Xarxa de Conservació de la Natura, y que ya cuenta con más de 260 entidades firmantes en toda Cataluña.