Escolares en el PAS de Isona. © Trenca

Entre el mes de abril y junio, 80 escolares de primaria visitaron el punto de alimentación suplementaria para rapaces necrófagas de Isona, gracias a la colaboración entre la Estació Biològica del Pallars Jussà (EBPJ) y Trenca. 

Alumnado de primaria de los colegios de Valldeflors y de Maria Immaculada (Tremp) pudieron ver in situ cómo se alimentaban de carroña los alimoches, los buitres leonados, los buitres negros, los milanos negros y los milanos reales, como parte de una unidad didáctica elaborada por la Estació Biològica del Pallars Jussà. La unidad está formada por tres sesiones en las aulas y una sesión en el campo, donde se realiza la visita al PAS de Isona.

Escolares en el PAS de Isona. © Trenca

La jornada en el campo se hace coincidir con un día de aporte de carroña. Los escolares conocen este espacio y las diferentes especies de rapaces necrófagas, que se pueden ver desde el observatorio con prismáticos y catalejos.  Además de preguntas y respuestas sobre estas aves, la actividad educativa se complementa con el reconocimiento de rastros de animales y el estudio del medio.

Cartel divulgativo en el PAS de Isona. © Trenca

El proyecto de la red de PAS (puntos de alimentación suplementaria) de la asociación Trenca ha puesto en marcha tres emplazamientos en el Prepirineo y Pirineo leridano donde las rapaces necrófagas encuentran alimento de manera segura. El objetivo de los PAS es paliar la escasez de carroña para las aves rapaces necrófagas, claves en el equilibrio ecológico de los ecosistemas, reforzando la disponibilidad de alimento para estas aves en los Pirineos. Además, el funcionamiento de los tres PAS está directamente relacionado con el proyecto de reintroducción del buitre negro en los Pirineos.

 

Categorías: Sin categoría