Durante las primeras semanas de julio se han marcado los cinco pollos de buitre negro nacidos este año en la colonia catalana, en la Reserva Nacional de Caza de Boumort (Lleida), lugar donde se lleva a cabo el Proyecto de Reintroducción de esta especie en el Prepirineo catalán, iniciado en 2008.

De las catorce parejas de buitre negro , este año doce de ellas realizaron puesta a inicios de la temporada. De estas parejas al final solo llegaron a eclosionar siete pollos, de los cuales cinco lograron sobrevivir hasta el día de hoy.

Los cinco pollos se marcaron con unos 80 días de vida, todos ellos fueron equipados con emisores GPS satelitales y de  telefonía móvil, colocados a su espalda con un arnés confeccionado a medida por un técnico especializado.

Vista desde la distancia de uno de los nidos

Uno de los pollos ya marcados y devuelto a su nido

La información obtenida por estos GPS es muy valiosa para conocer los movimientos de los jóvenes en dispersión y así saber más de la biología de los buitres negros, además de ayudar a los técnicos a actuar con rapidez en caso de que salte la alarma por inactividad, ya que puede significar que el animal se encuentre herido o en el peor de los casos, fallecido.

El pollo de Bruna y Corneli en el momento del manejo para ser marcado

El proyecto de reintroducción del buitre negro en los Pirineos está promovido por la Generalitat de Catalunya (a través del Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca i Alimentació i el de Territori i Sostenibilitat) así como también por la Fundació Catalunya–La Pedrera. GREFA y TRENCA participan en el asesoramiento y la ejecución del proyecto, junto con personal de la RNC de Boumort. L’Obra Social “la Caixa” (vía convenio con la Generalitat de Catalunya), REE y la Fundación Biodiversidad participan de manera destacada en la financiación del proyecto.