Mientras se realiza la exploración clínica de un pollo de buitre negro. © Equipo de Boumort-Alinyà

Este pasado martes 8 de julio se marcaron los dos primeros pollos de buitre negro nacidos en libertad en esta temporada en la Reserva Nacional de Caza de Boumort. Un tercer pollo se marcará hacia finales del mes de julio.

Los dos pollos marcados el pasado día 8 son nacidos ya salvajes de las parejas formadas por Oriol y Pessonada (pollo con 83 días de edad en el momento del marcaje) y por Olga y Aleix (con 80 días de edad). Un tercer pollo nacido en libertad más tardíamente, el de la pareja formada por Bruna y Corneli, será marcado hacia finales de este mes de julio. Las otras tres parejas que habían también iniciado la reproducción en esta temporada fracasaron en su intento. Además, está previsto que un pollo nacido en cautividad en el centro de fauna de GREFA (Majadahonda, Madrid) se incorpore a la zona a través de la técnica de cría campestre (o hacking), también hacia finales de este mes.

 Exploración clínica y pesado de un pollo de buitre negro.

© Equipo de Boumort-Alinyà

La operación de marcaje se realiza en el mínimo tiempo posible y con las máximas condiciones de seguridad para el pollo. Se sube al nido, se baja el pollo con una caperuza puesta ─no poder ver disminuye el estrés del animal─ y se realizan varias operaciones: exploración clínica, toma de pequeña muestra de sangre ─que permitirá saber el sexo del buitre─ y muestra para microbiología, se pesa y se mide al animal, se anilla, se le coloca un emisor ─que permitirá localizarlo posteriormente, cuando abandone el nido─ y, lo antes posible, se vuelve a dejar en el nido (en esta especie, siempre en lo alto de un árbol de gran porte). Rápidamente, en cuanto nos alejamos, los padres regresan y continúan atendiendo al pollo.

 Anilla de PVC amarilla en una pata y emisor GPS en la espalda. La operación se llevó a cabo con el anillador especialista del MAGRAMA, Víctor García, y con el patrocinio de los emisores por parte de REE.

                                                                                                     © Equipo de Boumort-Alinyà

En lo que se refiere a los ejemplares adultos y subadultos, este pasado mes de junio se observaron en la zona de Boumort-Alinyà 25 buitres negros endógenos (es decir, reintroducidos o nacidos en la zona dentro del marco del proyecto de reintroducción), 2 exógenos ibéricos sedentarizados, 1 exógeno francés (Quercy, que anteriormente había permanecido en la zona, aunque este pasado mes se observó muy pocos días) y 10 exógenos ibéricos más que no están sedentarizados (el término exógenos indica que han llegado de fuera, no han sido reintroducidos ni han nacido en la zona): un total de 38 buitres negros adultos o subadultos en libertad, 27 de ellos claramente sedentarizados. De los 10 nuevos exógenos ibéricos, 8 de ellos no tenían anillas y 2 llevaban las anillas (LV0 y LV3), indicativas de que estos dos animales provienen de la colonia de Rascafría, del centro de la península Ibérica (podría ocurrir que estos buitres estén solamente de paso, o que alguno de ellos se quede para formar parte de la colonia).

Reserva Nacional de Caza de Boumort. © Equipo de Boumort-Alinyà

El proyecto de reintroducción del buitre negro en los Pirineos está promovido por el Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca, Alimentació i Medi Natural de la Generalitat de Catalunya y por la Fundació Catalunya – La Pedrera. GREFA y Trenca participan en el asesoramiento y la ejecución del proyecto, junto con personal del Espai Natura Muntanya d’Alinyà y de la guardería de la RNC de Boumort. La Estació Biològica del Pallars Jussà desarrolla diferentes labores educativas relacionadas con el proyecto.

Para saber más sobre el proyecto, puedes visitar la sección Reintroducción del buitre negro (Aegypius monachus) en los Pirineos en esta misma web.

Categorías: Sin categoría